Hábitat de las cucarachas

Hábitat de las cucarachas

A pesar de los innumerables trillones de cucarachas que caminan por la Tierra, los seres humanos nunca ven los mayores porcentajes. La mayoría de las cucarachas viven en bosques, cuevas, madrigueras y arbustos. La gigantesca cucaracha rinoceronte, nativa de Australia, puede medir más de 3 pulgadas de largo y vivir hasta diez años. Estas bestias de 1.5 onzas cavan más de tres pies en el suelo y no se consideran plagas. La cucaracha gigante de Madagascar, que mide una pulgada de ancho, adora los troncos podridos de las selvas.

Aunque estas fascinantes cucarachas son excelentes para los programas de TV sobre naturaleza, las cucarachas más perjudiciales del mundo son otra historia. Las cucarachas plagas son de diversas especies, entre ellas la americana, la alemana, la asiática, la oriental y la banda café. Estas plagas molestas viven en cocinas, sótanos, habitaciones, baños, garajes, botes, camiones, restaurantes, tiendas de comestibles y otros lugares dotados de alimentos. A las cucarachas les fascinan los lugares cálidos y húmedos, y en el verano se reúnen en cloacas, basureros, edificaciones anexas y madera apilada. A la cucaracha negra le agrada la sensación de frescura y podría pasar su tiempo cerca del inodoro, la ducha o el lavabo.

Las cucarachas son nocturnas y pasan los días durmiendo en grietas y hendiduras estrechas. Este comportamiento se debe al hecho de que estos insectos son lo que los científicos denominan tigmotrópicos. Es decir, les gusta que sus cuerpos estén en contacto sólido con superficies firmes. Esto hace que se estrujen en lugares pequeños. La cucaracha alemana más pequeña puede caber en una grieta del tamaño de una moneda de diez centavos de dólar, mientras que su prima americana más grande puede apretujarse en un espacio no mayor a un cuarto de centavo de dólar.

Al atardecer, las cucarachas dejan sus grietas acogedoras en busca de comida. En este punto, exhiben mucha actividad, corriendo de aquí para allá en busca de alimentos. Las cucarachas, además, son muy rápidas. Una cucaracha puede detectar una amenaza al sentir cambios en la corriente de aire. En milisegundos, la cucaracha puede alcanzar una velocidad de 2.6 pies por segundo. Además, giran mejor que un auto de carreras. Una cucaracha puede girar sobre una moneda de diez centavos de dólar mientras corre a toda velocidad.

Si su casa es hábitat de cucarachas, no puede correr más rápido que ellas y probablemente no las atrape antes de que desaparezcan a través de una grieta diminuta debajo de los rodapiés. Si ve una, es posible que cientos de ellas estén formando una colonia y reproduciéndose en su hábitat.

©2015 Henkel of America Inc. Todos los derechos reservados. Google+